Artículos

  • Pablo José Iturralde

Crecimiento mínimo del salario unificado golpeará el mercado interno

Entrevista a Jonathan Báez


ODET conversó con Jonathan Báez, investigador del Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Central, para evaluar el incremento del salario en el 2020. Hace pocos días ya una consultora privada proyectó un incremento de un dólar el salario básico unificado, por su lado los empleadores recomendaron no incrementar el salario dada la mala situación económica del país. ¿Se justifica este incremento y qué impacto tiene sobre la economía? A continuación la entrevista.


Odet: los empleados piden que el próximo año no se incremente la remuneración unificada, tradicionalmente las ofertas de los empresarios y trabajadores se realizan en base a un cálculo político de las posibilidades que tienen para beneficiarse ¿Cuándo fue la última vez que los empleadores realizaron una oferta similar?


En el Instituto de Investigaciones Económicas de la Universidad Central del Ecuador seguimos de cerca la dinámica laboral. Entre ella el tema del salario mínimo. De esa manera, una recapitulación de las ofertas tanto de empresarios como trabajadores en el periodo 2005-2020 permite observar que estos últimos solicitaron mantener el nivel del SBU solo en los años 2019 y 2020. Es decir, no aumentarlo. Aquí es importante contextualizar que ni siquiera en el año 2016 con una perspectiva de decrecimiento económico -que efectivamente se dió en un 1,6%- el sector empresarial no optó por negociar un no aumento del SBU, proponiendo un aumento del 3%. Eso implica que el sector empresarial considera que tras una serie de concesiones de política económica pro-empresarial, estás seguirán y el SBU será una de ellas.





La patronal argumenta temores que ellos consideran técnicos y que repercutirán negativamente en el nivel de producción y empleo.


Históricamente el actuar de cierto sector empresarial, en especial de la élite, no ha ido acorde al bienestar del sector laboral. Por ejemplo, un titular del tipo: “Empresarios advierten mayor desempleo si se elimina la tercerización” circuló en marzo de 2008 cuando se discutía la propuesta de eliminar la intermediación laboral y la contratación por horas. En efecto se eliminó la tercerización y los oscuros pronósticos empresariales no ocurrieron. Al contrario ese año se aumentó el empleo acompañado de un aumento histórico del SBU de 30 dólares..


El salario unificado está vinculado a la economía nacional, pero se discute el nivel del salario mínimo como una relación trabajador - empleador. ¿Cómo afecta a la economía un incremento cero?


Dadas las condiciones del país, es importante sostener la demanda interna. Eso se alcanza en un primer momento no despidiendo funcionarios del sector público, mismos que engrosan las filas del desempleo y empujan la oferta de mano de obra hacia la disminución de los salarios. En un segundo momento, un aumento considerable del SBU permite que el poder adquisitivo de las familias se sostenga y que las ventas del sector empresarial no se contraigan, protegiendo el empleo. De ocurrir lo contrario, un espiral más acelerado de desempleo, desigualdad, precarización y pobreza tendrán lugar, considerando las medidas ya implementadas y que han aumentado el deterioro de los indicadores sociales.


De hecho, la desigualdad de ingresos en Ecuador es escandaloso. Somos campeones mundiales en desigualdad y esto afecta el tamaño del mercado interno.


En el fondo se trata de un conflicto distributivo. En ese sentido, el sector empresarial debe a estar dispuesto a disminuir su nivel de ganancias. De tal manera que no es posible hablar de una verdadera equidad si las élites económicas del país en 2017 tienen ingresos mensuales promedio de USD 79 773, lo equivalente a aproximadamente 213 veces un Salario Básico Unificado de ese año. Dicho proceso aporta a matizar la desigualdad, misma que es ineficiente -como lo indica la CEPAL- para la sociedad en su conjunto. En México, se anunció un alza del 20% y, como muestra la evidencia empírica, esto traerá más beneficios a todos en aquel país.


¿Cuál debería ser el crecimiento del salario 2020?


El alza debería estar en función de los aumentos de las tasas de ganancias promedio del sector empresarial. Por ejemplo en 2018, un año que las autoridades declararon complicado y en dónde se asumió una serie de deudas con organismos multilaterales como el FMI -del que Argentina está saliendo con el nuevo Gobierno-; sin embargo, en ese mismo año el sector bancario obtuvo sus utilidades más altas desde el 2005, presentando resultados de USD 554 millones. Es necesario un análisis que contemple estos elementos para un aumento del SBU.


¿Y la competitividad del sector?


El tema de competitividad debe ser reflexionado con más profundidad, el indicador que se suele utilizar es el Reporte de Competitividad Global del Foro Económico Mundial. En este, por ejemplo, se dice que Ecuador en 2018 es el quinto país (de 140) con más obstáculos para contratar. No obstante, lo que no se menciona es que este análisis se trata sobre una pregunta a tan solo 100 ejecutivos sobre si “En su país, ¿hasta qué punto la normativa permite la contratación flexible y el despido de trabajadores?". Dicha encuesta puede leerse de manera contraria y entender que Ecuador es uno de los países en que se elaboraron políticas para proteger al trabajador -en una relación asimétrica-, proceso que tiene como antecedentes la promulgación del Código Laboral de 1938 en el que se reconocen jornadas laborales de 40 horas, pago de horas extras, etc. Una situación que en Chile se discuten en pleno 2019 (hace pocas semanas su jornada laboral era de 45 horas semanales). Con estas medidas, se garantizaría, supuestamente, el pago de la deuda pública, en base a un modelo que busca ser atractivo para la inversión porque sacrifica el bienestar de los trabajadores.


Además, sería necesario cuestionarse también ¿Qué ocurre con los otros elementos de la competitividad. La inversión de los productores locales, los importadores, etc, en mejorar su infraestructura, su capacidad instalada? Por tanto, estos son aristas importantes a considerar al momento de hablar de competitividad y que no sea solo el sector laboral el que se vea como único factor de competitividad.

48 vistas

© 2018 ODET Observatorio de Economía y Trabajo

Con el apoyo de la Coalición Flamenca para la Cooperación Norte-Sur 11.11.11.